2124 PLA Mamunia01 Ver vídeo

otografía de Sergi Pons estilismo de Carolina Badía

Tejidos naturales y colores tierra. El referente es el estilo colonial de los años veinte. Y las herramientas para trasladarlo al siglo XXI, las superposiciones, siluetas sobredimensionadas y la mezcla de texturas.

Miércoles 14 de Junio de 2017

TEJIDOS NATURALES y colores tierras. El referente es el estilo colonial de los años veinte y cuarenta. Un cruce a medio camino entre Meryl Streep en Memorias de África y Ava Gadner en Mogambo. Y las herramientas para trasladar esta estética al siglo XXI: las superposiciones, siluetas sobredimensionadas y la mezcla de texturas.

La chilaba, imprescindible en las calles de Marrakech –donde se ha realizado este editorial de moda- se combina con livianas faldas plisadas. Los jerseys masculinos de punto cocido sirven de contrapunto a femeninos vestidos calados y las gabardinas de corte retro funcionan igual de bien sobre pantalones de pijama o elegantes faldas de doble abotonadura. El espíritu relajado de las prendas contrastan con los complementos, más exóticos y atrevidos: desde un bolso de flecos de paja hasta unos enormes pendientes étnicos pasando por un top de malla que se superpone a un sencillo vestido blanco.

Bomber de organza de Blumarine, camiseta de algodón de Mango, falda plisada de Carolina Herrera, pendientes de aro de Kenzo, reloj con correa de piel de Calvin Klein, anillos de Oui Petit, bolso de piel de Céline y zapatos de Dior. La modelo lleva la base de maquillaje fluida Miracle Cushion (41,50 euros), de Lancôme, en el tono Beige Pêche 03, que incluye un aplicador que proporciona una sensación fresca y húmeda y se funde fácilmente con la piel. otografía de Sergi Pons estilismo de Carolina Badía

Agradecimiento: Hotel Ksar Char Bagh