Placeres. decoración

Una casa nórdica en la Toscana

Susana Ocaña
1 min.
La Toscana

El salón, que conserva las vigas de forjado de la edificación original, comunica con el jardín. Todas las lámparas son de Ikea; las sillas blancas modelo Daw de Charles & Ray Eames, de Vitra, y los cojines y las mantas de la mesa de madera son de la firma Kardelen The Lovely Linen Maker. / Raúl Candales

En Vergelle, en el valle italiano de Orcia, se levanta una antigua granja que esconde en su interior espacios diáfanos, revestimientos de madera reciclada y muebles suecos. Esta vivienda proyectada con mentalidad holandesa inspira el disfrute a la mediterránea.

Miércoles 10 de Mayo de 2017

LA IDEA DE LA FAMILIA holandesa que compró esta antigua granja en Vergelle, en el valle italiano de Orcia, era mantener su estructura original y actualizar la vivienda a través de la utilización y distribución de sus espacios. Se conservó la fachada de ladrillo y la carpintería de tal forma que su aspecto exterior siguiese encajando en los parámetros tradicionales de las construcciones de la región de la Toscana en la que se encuentra.

También se dejaron a la vista las hermosas vigas de forja interiores. Algo que, irónicamente, confirió al espacio un aspecto moderno. Los propietarios decidieron emplear madera rescatada de construcciones ­antiguas para revestir los muebles de la cocina y dotarla así de una apariencia más cálida. El protagonismo de este material, junto a la gran cantidad de muebles de Ikea que conforman las habitaciones, hace que la casa tenga un claro estilo decorativo nórdico, aunque la lavanda y los cipreses que rodean su evocadora piscina recuerden constantemente a sus habitantes que están muy lejos de Ámsterdam.

La piscina está situada en la parte trasera de la finca, junto a su frondoso jardín. Las tumbonas son de ratán, y la cama redonda con capota, de Kettal. Raúl Candales

POR Susana Ocaña