Martes 22 de Agosto de 2017

NECESITA UN ABRAZO? Para eso está el sillón Manet, del estudio italiano Best Before 2065. Para eso y para acogerle entre sus mullidos cojines; también para convertirse en el rincón más confortable de su casa, un remanso de paz donde leer, ver la televisión o simplemente descansar en mil y una posturas. Disponibles en 15 colores, sus almohadillas truncadas permiten recrear un nido en el que hundirse y olvidarse del mundo exterior. Además, el espacio entre los cojines, cuyas fundas están fabricadas en poliéster, sirve para colocar esas cosas que no sabe muy bien dónde meter: el móvil que lleva siempre a su lado, o las revistas que tiene pensado hojear más tarde. A la venta por 1.950 euros, se trata también de un diseño cambiante: solo la base es fija, mientras que las almohadas pueden colocarse en el orden deseado. Para que cada día el achuchón sea diferente.