Placeres. Creadores y creaciones

Panerai, artesanos del tiempo

Kino Verdú
2 min.
2136Creadores8

Detalle de un mecanismo Panerai de alta relojería.

La firma relojera Officine Panerai tiene alma florentina y más de un siglo y medio de historia. Viajamos hasta su cuartel general para conocer la nueva revolución tecnológica de la casa.

jueves 31 de agosto de 2017

SOY UN MEZCLA de raíces”, comenta orgulloso Frédéric Dreyer-Gonzales. Su madre es polaca. Su padre, español. Nació en Francia hace 36 años y vive en Suiza desde 2004. La esencia de casi toda Europa concentrada en la sangre de un tipo cuyo currículo es imbatible. Pero mejor que lo cuente él mismo: “Las ciencias para mí son como un recreo de juegos infantiles. Me enamoré de la física cuando tenía 14 años y comprendí que las matemáticas constituyen una herramienta para entender la física y no son tan aburridas. La combinación de matemáticas, química y física me dio las cartas para tener éxito en la vida profesional”.

Aquello fue solo el comienzo de una senda intelectual que derivó hacia la relojería de alta gama. “Para ampliar mi experiencia en ciencias, cursé un doctorado que me permitió adquirir sólidos conocimientos en terrenos de biomecánica, microtecnología, química y ciencia de los materiales en su naturaleza global (comportamiento mecánico, durabilidad e impactos ambientales). Al final de mi doctorado conseguí dos trabajos, uno en una empresa de ­aeronáutica y el otro en la firma de relojería Swatch Group, donde ejercí cuatro años como gerente de proyectos de innovación”.

En la nueva planta de Neuchâtel, unos 260 empleados fabrican los componentes de los relojes.

Semejante perfil no pasó inadvertido para el jefe de Panerai, Angelo Bonati. Este personaje esencial de la relojería moderna fichó a Dreyer-Gonzales como director del departamento de investigación y desarrollo de la marca italiana. El objetivo: dar un empuje tecnológico a una manufactura anclada (nunca mejor dicho) en ejemplares de corte clásico (aunque reconocibles en cualquier muñeca).

El origen de la casa está en Florencia, donde Giovanni Panerai abrió, en 1860, un taller de relojería. Su momento de gloria llegó en 1936, cuando el Cuerpo Submarino de la Armada Real Italiana, debido a la alta precisión de los instrumentos marinos que fabricaba, le encargó un lote de relojes sumergibles fiables y resistentes. Ahí nació el modelo Radiomir, que llevaba radio en los índices y agujas que brillaban en la oscuridad. La casa fue creciendo y creciendo, hasta que apareció Luminor: un prototipo con puente protector de la corona que parece el gatillo de una granada de mano y que marcó un hito hasta nuestro tiempo.

2136Creadores5
Prueba técnica de un modelo de Panerai.

Durante el último Salón de Alta Relojería de Ginebra, Frédéric Dreyer-Gonzales presentó dos ejemplares que rompen los cánones Panerai y suponen un avance de última generación que nadie en el sector esperaba. “El BMG-Tech contiene una nueva aleación sin estructuras cristalinas”, dice Dreyer-Gonzales. “Es resistente a la corrosión, amagnético y posee una gran elasticidad”. El otro nuevo icono, LAB-ID, “está hecho de nanotubos de carbono que le confieren una gran propiedad: no necesita lubricante en unos 50 años”. Al calor de estas dos innovaciones, la firma presenta en septiembre (y en estas páginas puede verse un adelanto) el Radiomir 1940: la otra cara de la ­moneda del espíritu Panerai, una delicada y sensible vuelta al pasado, recuperando modelos escondidos en los baúles de la empresa, que hoy cuenta con unas nuevas instalaciones de más de 10.000 metros cuadrados en Neuchâtel (Suiza). “El objetivo es respetar nuestras raíces y llevarlas al presente, construir un puente sólido entre el pasado y el futuro: utilizamos el pasado para añadirle las nuevas tecnologías”, dice Dreyer-Gonzales. Su impulso le ha llevado a convertirse en mano derecha de Angelo Bonati, presidente e impulsor de Panerai, ferviente defensor de la herencia y la tradición sin perder la vista lo que está por venir. “Tenemos nuestro camino y lo seguimos”, apostilla Bonati. Alma italiana, esencia suiza. “Re­inventamos nuestra colección de creaciones a partir de modelos de antaño, ofreciendo siempre algo nuevo y valioso, pero sin perder la esencia y el alma de Panerai. Eso sí, siempre aumentando calidad y rendimiento, renovando la oferta en términos de funciones, movimientos y nuevos materiales”.

POR Kino Verdú