Leandre escorsell

Richard Leroy fue banquero antes que viticultor. Abandonó todo por su pasión por la chenin blanc. Sus vinos llaman a la complicidad.

Viernes 24 de Febrero de 2017

RICHARD LEROY, viñerón, y Étienne Davodeau, dibujante, pasaron un año juntos. Richard no sabía nada de cómics y Étienne desconocía todo del vino. El resultado fue Los ignorantes. Relato de una iniciación cruzada, en el que explican cómo entraron en la complicidad y la comprensión del mundo del otro. Cuando Leroy afirma que hay que negarse a crecer para poder mantener la calidad de lo que se hace, Davodeau pregunta: “¿Hacer buen vino también es una cuestión de ética?”. “Pues claro”, contesta Leroy. En la botella vive ese sentimiento: 2014 es puro como el cristal de roca y sabroso como el membrillo, fresco como luna de primavera y cálido como el sol de otoño. Es elegante, cincelado sobre pámpanos, piñones y tierra volcánica, con un hilo de almendras verdes y cidra, y recuerdos de pimienta blanca, jengibre y nuez moscada.

Ficha técnica. Vin de France con 13% de alcohol. Es un monovarietal de chenin (uva blanca emblemática de la zona del Loira). Procede del viñedo del mismo nombre, de menos de tres hectáreas, en cultivo biodinámico. La uva se selecciona en la planta, se vinifica de forma natural, sin añadidos, y pasa 12 meses en madera. Sus sulfitos son los de la fermentación. Precio: en torno a 35 euros.

Sensaciones. Suave y envolvente, su intensidad se manifiesta en la insinuación.
Es un vino que muta con las horas, largo, persistente y poliédrico. En él conviven la suavidad del talco y la firmeza de la roca.

A través del cristal. Plato y posavasos de Natura Casa. De izquierda a derecha, copa de Spiegelau, copa de Nachtmann y copa degustación de Spiegelau.

POR Joan Gómez Pallarès

Estudió filología latina y tiene una larga trayectoria docente aunque dedica gran parte de su tiempo libre a su otra pasión: el vino. Es catador, productor y contador de historias en su Blog De Vinis. Ha escrito, además, el primer libro sobre ‘Vinos naturales en España’.