TODO COMENZÓ con un elefante. Durante las Navidades de 2015, J. W. Anderson, director creativo de Loewe, lanzó un bolso con forma de paquidermo. Pronto, el modelo se convirtió en un pequeño fenómeno entre editoras de moda, it girls y compradoras asiáticas, tradicionalmente más arriesgadas que las occidentales. Al calor de este éxito, el diseñador presentó hace unos meses la colección Panda, compuesta por un bolso, un monedero y un llavero. Las piezas no solo amplían el entrañable zoo de Loewe y alimentan la pulsión coleccionista de sus clientas más devotas. También demuestran la habilidad de los artesanos españoles para crear un objeto tridimensional con una pieza de piel y en muy pocas puntadas.

POR Carmen Mañana

(Oviedo, 1979). Licenciada en Periodismo por la universidad Complutense de Madrid y Master en Periodismo por la Escuela de Periodismo de El País UAM. Especializada en información de Moda y Estilo de Vida, adicta a la literatura victoriana y al cine de terror. Es periodista de El País desde 2005.