sábado 22 de octubre de 2016

UN RELOJ como el de esta página fue diseñado por Abraham-Louis Breguet en 1812 para Caroline Murat, reina de Nápoles. El creador de la prestigiosa firma relojera ideó para la hermana de Napoleón el que se considera el primer modelo de pulsera de la historia. Hasta entonces se usaban de bolsillo. La reina consorte era gran admiradora de las exclusivas piezas del relojero, que ya había trabajado anteriormente para María Antonieta, el propio Napoleón o Alejandro I de Rusia. En total, Caroline Murat le encargó 34 relojes y péndulos. Luego llegarían clientes como Balzac o Pushkin. En 2012, a modo de homenaje a uno de los diseños más innovadores de la época, la firma lanzó una colección exclusivamente femenina que reproduce las legendarias joyas de la reina.