Antes de una boda, la novia y las mujeres de su familia encargan a un artista la decoración con henna ('mehndi') de sus manos y pies. En versión contemporánea puede aplicarse con estas plantillas de goma, lavables y reutilizables.

La esencia de las nuevas piezas indias de decoración combina la alta tecnología, la legendaria artesanía y las nuevas industrias. Dos creadoras diseccionan en un libro las claves de esta renovada cultura visual.

martes 29 de agosto de 2017

En 1957 el matrimonio formado por los diseñadores Charles y Ray Eames viajó a India para realizar un informe sobre su artesanía. Con la independencia recién estrenada, el primer ministro Sri Pandit Jawaharlal Nehru había proclamado la autosuficiencia industrial y los artesanos pasaron a simbolizar la resistencia anticolonial. Dos creadoras canadienses de origen indio, Swapnaa Tamhane y Rashmi Varma, actualizan ahora aquel India Report de los Eames seleccionando entre calles, mercados, comercios y museos los 200 objetos que forman el libro Sar: The Essence of Indian Design (Phaidon), y resumen la esencia del diseño indio. Ancestrales e innovadores a la vez, sagrados y laicos a un tiempo y capaces de combinar tecnología, representan el paisaje visual de un país que, con el reciclaje en el ADN, trata de solucionar problemas sin crear nuevos inconvenientes.

Los monjes de la secta jainista Svetambara utilizan estos cuencos de madera torneados a mano por artesanos musulmanes de Rajastán. Es un regalo religioso que se da a quien renuncia a toda posesión. El diseñador Ayush Kasliwal firma estos apilables realizados con madera de tecomella.

POR Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora Anatxu Zabalbeascoa escribe sobre arquitectura y diseño en El País y en libros como ‘The New Spanish Architecture’, ‘Las casas del siglo’, ‘Minimalismos’ o ‘Vidas construidas, biografías de arquitectos’.