La escalera, sujeta del forjado, evita que su presencia divida la vivienda. Las barras sirven de barandilla y la contrahuella de los peldaños deja pasar la luz. La butaca es de Gervasoni, la lámpara de Ikea, el taburete de BoConcept y el puf de Broste Copenhagen. / Mads Mogensen

Envuelto en madera de cedro, este refugio actualiza las formas constructivas de los Alpes italianos. Concebido por los arquitectos tiroleses Lukas Rungger y Stefan Rier, de Studio Noa, su estilo contemporáneo combina minimalismo y costumbrismo.

miércoles 18 de enero de 2017

ORIGINAL VIENE de origen. Y este refugio alpino italiano demuestra cómo lo vernáculo puede tener una respuesta contemporánea recurriendo a la tradición constructiva. Eso hicieron los arquitectos tiroleses Lukas Rungger y Stefan Rier (Studio Noa), que, tras recorrer el mundo trabajando para Matteo Thun, decidieron abrir estudio propio en Bolzano, al norte de Italia. Este refugio fue uno de sus primeros proyectos. Tenían claro que una vivienda en la montaña no podía aterrizar en la ladera, debía surgir del lugar. Por eso echaron mano de las costumbres locales, para asentar la casa sobre gruesos muros que un carpintero de la zona trató con técnicas de orfebrería. Emplearon barro para evitar la humedad y forraron suelos y techos del interior con madera de cedro para aclimatarla sin tener que encerrarla. El resultado es una vivienda rompedora y clásica a la vez. Una casa con decoración minimalista y costumbrista en la que la solidez de los materiales convive con la ligereza de los espacios abiertos, luminosos y muy sutilmente amueblados.

Los arquitectos definen esta casa como una cueva y una nube a la vez. La nube es la parte superior, la que deja pasar más luz. La cueva es la planta subterránea, con el dormitorio. Mads Mogensen

POR Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora Anatxu Zabalbeascoa escribe sobre arquitectura y diseño en El País y en libros como ‘The New Spanish Architecture’, ‘Las casas del siglo’, ‘Minimalismos’ o ‘Vidas construidas, biografías de arquitectos’.