miércoles 27 de septiembre de 2017

EL SERPENTI FOREVER, en la imagen, se ha convertido en el bolso icónico de Bulgari. Su sello de identidad es la cabeza de serpiente que decora su cierre: un símbolo que la marca joyera ha utilizado profusamente en sus colecciones de joyas y relojes. En distintos materiales, tamaños y acabados, la casa romana ha ido interpretando este modelo a lo largo de los últimos años. Su última reencarnación acaba de ponerse a la venta y corre a cargo del zapatero británico Nicholas Kirkwood, que dirige su propia marca desde 2005.

Se trata de la primera colaboración que la firma realiza con un diseñador que no forma parte de su equipo en sus 130 años de historia. El británico ha volcado en este proyecto dos de sus pasiones: lo colores flúor y las tachuelas, en este caso esmaltadas y en versión plana y piramidal. Nuevas armas para la legendaria serpiente.