miércoles 04 de octubre de 2017

En 1837, con 16 años, un francés de nombre Louis, hijo de un campesino y una sombrerera, recorrió a pie los más de 400 kilómetros que separan su aldea natal, en el Jura, de París para comenzar una carrera como fabricante de baúles. La empresa que fundó aquel joven de apellido Vuitton es hoy una de las marcas de lujo más valiosas del mundo. Evocando su tradición, la casa ha lanzado este baúl joyero con el que celebran la apertura a las visitas de su atelier en Asnières.

2140 PLA Invento01