Rocío Ramos

Las prendas de inspiración deportiva reivindican su espacio en la moda callejera. Gorras de béisbol, tops y zapatillas se combinan con tejidos de seda y algodón para formular ‘looks’ cómodos que no renuncian a la sofisticación.

martes 24 de mayo de 2016

Es trendy, casual y con un toque de cool. La nueva adición al diccionario de neologismos de moda, el athleisure –la hasta hace poco inaudita mezcla de atletismo y ocio– arrasa en las ciudades de todo el mundo. De Nueva York a Madrid, de París a Barcelona, la ropa deportiva ha abandonado las canchas para jugar en la liga de las calles, los bares y las terrazas. Combinados con bolsos, joyas o tejidos delicados (¡incluso con tacones!), los topsleggins, gorras de béisbol y sudaderas amplias cobran una nueva vida. ¿El resultado? Un look cómodo y versátil apropiado para casi cualquier ocasión de día. Lo informal, maridado con el buen vestir. Lo elevado, descendido a pie de tierra. Un nuevo eclecticismo que busca primar el confort sin dejar de lado la elegancia.

Fotografía de Rocío Ramos / Estilismo de Blanca Puebla

Modelo: Elisabeth Erm (agencia Wilhelmina NY). Maquillaje y peluquería: Nacho Fernández (Talents) para Mac y Art Lab Aveda. Asistentes de estilismo: Pedro Rodrigo González, Karen Macias López & Laura Gurpegui. Asistente de fotografía: Antonio Bartolo.

POR Rocío Ramos

Licenciada en Bellas Artes, trabaja para diferentes cabeceras internacionales desde 2010. Vive en Madrid pero constantemente busca inspiración en ciudades como Nueva York, París o Milán. Su trabajo busca mostrar una mujer fuerte, bella y sensual.