2147 PLA Amos y mascotas01 Ver vídeo
Placeres. amos y mascotas

Antón Castro, del miedo a la inspiración

Carolina Pinedo
1 min.
Leer noticia

El escritor Antón Castro con su gata 'Mimi'. / THOMAS CANET

jueves 09 de noviembre de 2017

DE NIÑO, al poeta y periodista Antón Castro (A Coruña, 1959) le asustaban los perros. “Los había visto enfurecidos más de una vez y en Galicia corría el mito del perro rabioso que mordía”. Pero gracias a su esposa, que es una gran amante de los animales, el premio Nacional de Periodismo Cultural 2013 aprendió a quererlos y ha convivido con ellos más de la mitad de su vida. Así el miedo se transformó en devoción e inspiración literaria. A algunas de sus mascotas incluso les ha dedicado cuentos y poemas. Como Mi perra Noa, en la que habla de la enorme san bernardo con la que compartió más de un decenio y cuya muerte le afectó notablemente; o Un perro entre reyes, donde narra sus viajes por Teruel junto a Pluto.

2147 PLA Amos y mascotas02
2147 PLA Amos y mascotas03
Sus perras 'Lana' e 'Irbis'. / THOMAS CANET

El periodista gallego convive ahora con tres mascotas en su casa de Zaragoza. Vive en la ciudad aragonesa desde finales de los años setenta y trabaja como coordinador del suplemento Artes y Letras del diario Heraldo de Aragón desde 2001. “Cada vez que llego a casa por la noche, pongo música y bailamos todos juntos”, cuenta. La veterana de su trío animal es Mimi, una gata a la que adoptó hace 10 años. “Me gusta porque es muy independiente y tiene su propio ritmo”, dice Castro. Hace seis años, compró a Lana, una perra de aguas de color negro a la que define como su alter ego. “Porque tiene una actitud tranquila y silenciosa, salvo cuando asume el papel de protectora de la casa”, explica. Todo lo contrario que Irbis, la última en incorporarse al clan. Una cachorra de bóxer blanca de siete meses que juega a todas horas. “Cuando llegó lo destrozó todo y acosaba a Mimi, pero ya se ha hecho a la casa. Siempre lo hacen”. El autor de obras como Golpes de mar o Seducción admira la capacidad de adaptación de los animales, así como su manera incondicional de querer. “No sé por qué razón, pero lo cierto es que ellos se sienten seguros a tu lado. Y a mí también me dan sosiego y alegría”.

POR Carolina Pinedo

Periodista madrileña especializada en animales, naturaleza y medio ambiente, con una trayectoria de más de 20 años. Trabajó en Pequeño País, en el suplemento medioambiental de El País, en la sección de Madrid ‘En Verde’, y en las revistas BuenaVida y El País Semanal. En la actualidad dirige y presenta el espacio radiofónico ‘Fauna Cercana’.