Sábado 11 de Febrero de 2017

EL ROMANCE entre Napoleón Bonaparte y Josefina de Beauharnais fue épico. Perduran, como prueba, las encendidas cartas de amor que el emperador francés le escribió a la vizcondesa. También las majestuosas joyas que le regaló. En su mayor parte, obra de Chaumet, la casa fundada en París en 1780 y que Josefina convirtió en proveedora oficial del emperador. Entre sus piezas más famosas destacan las que la aristócrata lució en su boda y que fueron realizadas por Marie-Étienne Nitot, fundador de la maison. Precisamente en homenaje a este enlace, la marca –actualmente propiedad del conglomerado de empresas de lujo LVMH– ha lanzado el anillo Le Sacré de l’Amour, compuesto por un diamante amarillo de 25,86 quilates y brillantes.