2095 PLA amos y mascotas01 Ver vídeo
Leer noticia

Ajo y su perra en la librería madrileña Arrebato. / Nani Gutiérrez / Vídeo: Pablo Grubsztein

jueves 24 de noviembre de 2016

SENTADA en un sofá verde, la micropoetisa Ajo charla con su perra. “Me he vuelto transespecie. Ya no diferencio entre un animal y una persona”. Hace 10 años que la compró (dice que hoy adoptaría). Fue cosa de la envidia. Dos amigas tenían un perro y no dejaban de hablar de él. Empezó a imaginar cómo sería su vida si tuviera uno. “Ahora me saludaría, ahora se sentaría en el sofá…”. Y de tanto imaginarlo, quiso tenerlo. Así llegó a su vida Musa María, su pequeña westi blanca de origen húngaro.

Referente en el underground madrileño, Ajo (María José Martín de la Hoz es su verdadero nombre) siempre se había rodeado de músicos y poetas. Gracias a los paseos con Musa, hoy conoce a la mitad de su barrio, Malasaña. “Mi perra es una máquina de hacer relaciones. Ha contribuido a mejorar mi imagen pública”. Siempre van juntas. Incluso a sus microshows. “Pero voy a dejar de llevarla, porque me quita mucho protagonismo”, ríe.

2095 PLA amos y mascotas03
Nani Gutiérrez

Acaba de publicar La perrina y yo (Espasa), micropoemas que narran sus aventuras juntas por Madrid. Recuerda que, hace años, estaba en una terraza con su amigo Leopoldo Alas –el escritor, que falleció en 2008–bromeando sobre cómo hablaría Musa y surgió la idea de darle voz en un libro.

El día que llegó a casa, no la dejaba ni entrar en la habitación. Ahora duermen siempre abrazadas. “Aparece y te quita toda la importancia que te das. Te necesita, y está bien, porque después tienes mejor concepto de ti misma. Te sientes más generosa”.

POR Sara Cuesta Torrado

Licenciada en periodismo, ha trabajado en ‘La Voz de Galicia’, enfemenino.com, en ‘Radio Madrid’ (Cadena SER) y en el periódico digital madridiario.es. También ha sido gestora de contenidos en Open Ideas. En la actualidad colabora con El País Semanal.