Frente al acabado natural y los tonos ‘nude’ que han dominado las últimas tendencias en maquillaje, comienzan a imponerse los pigmentos audaces.

Jueves 09 de Marzo de 2017

bodegon_nuevo_
1. Sombras de ojos Colour Gradation Palette, de Dior. 61 euros. La firma francesa propone para esta primavera un degradado monocromático sin efecto empolvado en tonos azules. 2. Paleta 7 Lights Powder Illuminator, de Shiseido. 50 euros. Este juego de texturas en siete colores se puede utilizar como iluminador, contorneador del rostro, colorete o como una sombra de ojos. 3. Pack de labiales Chubby Stick Moisturizing Lip Colour Balm, de Clinique. 75 euros. La caja contiene ocho pintalabios diferentes inspirados en los colores de las ceras Crayola. 4. Esmaltes de uñas Gel Couture, de Essie, en los tonos Style in Excess (derecha) y Zip Me Up. 13,95 euros. Manicura en acabado gel que dura hasta 12 días. 5. Crema de Manos Karité, de L’Occitane. 8 euros (30 ml). Enriquecida con un 20% de manteca de karité, que penetra fácilmente en la piel.

bodegon_nuevo_3
1. Barra de labios KissKiss Le Rouge Crème Galbant, de Guerlain, tono Pearly Pink. 39,80 euros. La fórmula de esta barra contiene esferas de ácido hialurónico que mantienen los labios hidratados. 2. Perfume Nebula 1-Orion, de Oliver & Co. 140 euros (50 ml). Naranja sanguina, azafrán, lavanda, violeta o almizcle blanco son algunas de las notas que componen esta composición unisex. 3. Baby Doll Kiss & Blush, de YSL. 37,60 euros. Bálsamo compacto, de acabado mate, para labios y mejillas. Se puede deslizar directamente sobre la piel o aplicarse con la ayuda de una brocha o un pincel. 4. Lápiz Easy Smoky Eye, de Sephora, en tonos Midnight Blue y Marsala Madness. 12,95 euros. Incorpora una sombra de ojos de mina gruesa y un pincel, perfectos para crear una mirada ahumada de manera fácil y rápida. 5. Prisme Blush, de Givenchy. 43,50 euros. Los dos tonos que incluye esta paleta ofrecen varias posibilidades: mezclados para una aplicación sutil o usados de manera individual para un maquillaje estructurado.

POR Lorena Robledo