Jordi socías

Presidenta del Club Deportivo Leganés. Saneó las cuentas del equipo y lideró su ascenso a Primera División.

Lunes 24 de Abril de 2017

EN EL COLEGIO no jugaba al fútbol con los niños. No fue futbolera en la adolescencia. Y su primer gran contacto con este deporte le llegó con la maternidad. “Mis hijos lo practicaban desde pequeños, así que me pasé 20 años de campo en campo”. Pero en julio de 2009 asumió la presidencia del Club Deportivo Leganés (“el de mi ciudad”) y logró lo que muchos creían imposible. Tomó las riendas de un club hundido, donde los futbolistas no cobraban, la afición estaba desmotivada y apenas había abonados. Y en menos de ocho años mejoró las condiciones de los jugadores, saneó las cuentas, llenó el estadio de Butarque y lideró el ascenso del Leganés de Segunda B a Primera División. Su austera gestión empresarial la convirtió en 2016 en una de las tres presidentas de un equipo en esa categoría.

Cuando ella y su marido, Felipe Moreno, se hicieron con el club, su familia la animó a presidirlo. “Me pareció una idea descabellada, pero luego pensé: ¡Por qué no! Si todos los candidatos estamos a la altura”. Dejó a un lado su puesto de directiva en el negocio inmobiliario que comparte con su marido y se rodeó de personas de su confianza –entre ellos, su hijo y su hermana– para crear un ambiente cercano. Acude regularmente a los entrenamientos y viaja siempre con su equipo. En este tiempo, solo se ha perdido cuatro partidos, y a sus 57 años recién cumplidos se considera la pepinera de los pepineros. “Sufro y disfruto como todos, pero también sé lo que se juega cada persona de aquí. Por ellos, el esfuerzo ha merecido la pena”.

Desde que asumió la presidencia, se enfrentó a un aluvión de preguntas sobre ropa y otras cuestiones superficiales y luchó contra los comentarios que ponían en duda sus capacidades o restaban valor a sus logros. Pese a todo, cuando sale el tema del machismo en el fútbol, quita hierro al asunto y se centra en el terreno ganado. “Hay que reconocer que durante años el fútbol ha sido un mundo de hombres. Por suerte, eso está cambiando. Ahora que se comparten el peso familiar y las aficiones, la mujer se ha acercado a este deporte. Es cuestión de tiempo que seamos más”. Su junta ya tiene la mayor proporción de féminas entre los equipos de Primera: de los 192 altos cargos de los clubes, 19 son mujeres, y de ellas, 3 pertenecen al Leganés. “Asignamos los puestos como nos pareció mejor para el club”. Pero cuando escucha expresiones como “mujer florero” o “su marido la ha puesto ahí”, aparece la indignación contenida. Es otro dardo del que ha sido diana en repetidas ocasiones, y el único que le sigue molestando. “Por supuesto que eso es machista. En este ámbito, si eres una mujer, se te cuestiona más que a un hombre. Conozco presidentes que no ejercen, y nadie les discute. Y todos sabemos qué pasa si sale una mujer árbitro al campo. Eso está ahí y debemos seguir luchando, cada uno desde nuestro puesto”.

POR Sara Cuesta Torrado

Licenciada en periodismo, ha trabajado en ‘La Voz de Galicia’, enfemenino.com, en ‘Radio Madrid’ (Cadena SER) y en el periódico digital madridiario.es. También ha sido gestora de contenidos en Open Ideas. En la actualidad colabora con El País Semanal.