Martes 13 de Junio de 2017

LA PLAYA de arena blanca de Deauville, bañada por las aguas del Atlántico, se encuentra en Calvados, en la Baja Normandía. Esta ciudad balneario francesa, conocida por su glamuroso festival de cine estadounidense, sirve de lienzo al fotógrafo italiano Massimo Vitali para mostrar al ser humano en el entorno natural. Varios grupos de personas se protegen del sol bajo las sombrillas de colores, que despliegan a su vez una especie de cortina con la que resguardarse del viento o con la que delimitar su propio espacio dentro del paisaje. Vitali (Como, 1944) utiliza los escenarios del turismo para retratar la relación entre el hábitat humano y el mundo natural en la exposición Disturbed Coastal Systems, que puede verse en la Benrubi Gallery de Nueva York hasta el 17 de junio.