Documentos. Fotoensayo

El misterio del Bolshói

Sasha Gusov
1 min.
2145BOLSHOI12

'Swan Lake', 2004.

La primera temporada de la compañía de ballet del Teatro Bolshói en Londres se remonta a 1956. Entonces comenzó una inmortal relación de amor entre la capital del Támesis y el conjunto moscovita. El fotógrafo Sasha Gusov ha capturado en las dos últimas décadas un sinfín de momentos irrepetibles en los ‘tours’ británicos del histórico ballet.

martes 07 de noviembre de 2017

LA COMPAÑÍA de ballet del Teatro Bolshói de Moscú no es solamente una de las más antiguas y numerosas del orbe, sino la más potente organización del sector, título que en lo artístico solo puede disputarle el Ballet del Teatro Mariinski de San Petersburgo. Desde hace más de cuatro lustros, estas dos compañías rusas se alternan en las carísimas y exitosas temporadas veraniegas del Covent Garden de Londres. Durante dos décadas, el fotógrafo ruso radicado en Reino Unido Sasha Gusov ha retratado en lujoso blanco y negro las tripas del conjunto moscovita, sus rituales y sus vaporosos tutús, sus protagonistas, los duros esfuerzos que se esconden bajo las capas de maquillaje y tul, de depurado estilo académico y de un excelso baile de calidad indiscutida. El resultado es un singular libro, The Bolshoi. London 1993-2016 (La Fábrica). La compañía vive desde hace años en una agitación interna de infarto: el atentado con ácido contra su director artístico, Serguéi Filin; la suspensión de estrenos polémicos (como el ballet sobre Nuréyev), la fuga de algunas de sus principales estrellas y la novedosa aceptación de bailarines occidentales en su plantilla. Pero las tribulaciones desaparecen cuando sube el telón y se oyen los primeros acordes de la música, y el afinado mecanismo de relojería se pone en marcha.

La bailarina Angelina Karpova, 2016.

POR Sasha Gusov