Lunes 17 de Abril de 2017

EL OSO POLAR se mantiene aferrado a una enorme cristalera que separa su jaula de esta sala del zoo de Róterdam (Holanda). Los visitantes contemplan embobados al animal, que devuelve la mirada desde el otro lado del cristal con medio cuerpo sumergido en una especie de piscina que pretende emular las gélidas aguas del Ártico. Por mucho que estas instalaciones pretendan recrear su hábitat, distan mucho del Polo Norte. En su proyecto White Bear, el fotógrafo tailandés Sheng Wen Lo ha retratado cómo se desarrolla la vida en cautiverio de esta especie en peligro de extinción. La población de osos polares oscila entre los 22.000 y 31.000 ejemplares en todo el mundo, según la organización ecologista WWF. La mayor amenaza que se cierne sobre ellos es el deshielo del Ártico provocado por el cambio climático.