Lunes 20 de Febrero de 2017

EMOCIONAR y conectar con el planeta son los objetivos de los fotógrafos especializados en vida salvaje. Para ello recorren el mundo, en busca de la belleza que surge en el rincón más recóndito y en el momento más inesperado. Como este instante en el que dos plácidos rinocerontes blancos se acercan a beber en la reserva de caza Zimanga, en Mkuze, Sudáfrica. La imagen ha sido galardonada en el certamen Windland Smith Rice International a las mejores fotos de naturaleza del año, en la categoría de retratos de mamíferos de África. Los 82 trabajos premiados se muestran, hasta septiembre, en el Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsonian de Washington (Estados Unidos).