martes 21 de marzo de 2017

ESTA IMAGEN lleva por título Garden of Earthly Delights, es decir, el jardín de las delicias, como el sugerente y abarrotado tríptico de El Bosco. Pero en ella no hay personas. Solo casas, quizá el símbolo más evidente de la superpoblación del planeta. El parque infantil sin niños le añade ese contrapunto inquietante. La localidad se llama Issaquah (pájaro cantor en indio), un suburbio de Seattle (­Washington, EE UU) donde han encontrado acomodo, entre otros, empleados de la cercana sede de Microsoft. La instantánea, un montaje realizado con Photoshop, forma parte de la exposición londinense de los premios Syngenta de fotografía (hasta el 28 de marzo), que este año están dedicados a la tensión entre crecimiento y conservación.