Documentos. FOTOENSAYO

Los simios no son tan distintos

Pawel Bogumil
1 min.
2131 DOC Fotoensayo monos05

Durante tres años, el polaco Pawel Bogumil ha fotografiado a nuestros parientes más próximos del mundo animal a través de los cristales que los separan de los visitantes de distintos zoológicos de Europa. Los gestos de los primates nos recuerdan que las emociones no son patrimonio exclusivo de los seres humanos.

martes 01 de agosto de 2017

IVO, EL GORILA, fue el primero. Uno de esos grandes primates a los que observó durante tres años en 15 zoológicos de Europa. El malhumorado animal es conocido por golpear el cristal que le separa de los visitantes con el fin de asustarlos y luego mostrarse divertido cuando huyen despavoridos. Lo que, en un principio, iba a consistir en una búsqueda de las características superficiales y anatómicas de estos antropoides, se transformó en un estudio de unas reacciones emocionales semejantes a las humanas. Gorilas, orangutanes, bonobos y macacos forman esta galería de retratos introspectivos cuyo título, inHUMAN, es un juego de palabras que hace referencia a aquello que no es humano, y a cómo dentro de nosotros hay algo que nos identifica con estas fotografías. Cuando Bogumil tuvo listo su primer álbum, visitó el zoo de Núremberg (Alemania) para enseñarles a los primates sus imágenes. Apoyó las fotografías sobre el cristal y contempló cómo se acercaban a menos de medio metro para examinar sus retratos. Mientras el fotógrafo pasaba las páginas, los gorilas parecían analizar las imágenes tal y como lo hacen los humanos. La curiosidad que había inspirado al fotógrafo a estudiar a estos animales quedaba reflejada en la curiosidad que estos parecían sentir por su obra. El observador era observado.

Orangutanes. Berlín, 2013.

Texto de Gloria Crespo.

POR Pawel Bogumil