Staff members calibrate clocks ahead of China's annual National College Entrance Exam at a high school in Qingdao

TANG ZHEN

Martes 20 de Junio de 2017

TODO TUVO que estar en perfecto estado de revista para el pistoletazo de salida del gaokao chino, el ­equivalente al examen de acceso a la universidad española celebrado a principios de junio. Quienes vigilaban que todo estuviera en orden y nadie copiase ponían en hora y ­sincronizaban los relojes que presidían las salas donde ­tuvieron lugar unas pruebas agotadoras que son la puerta de acceso a la movilidad social. Más de nueve millones de ­estudiantes se jugaron su futuro en dos días de exámenes. La fotografía fue tomada en un instituto de Qingdao, en la provincia de Shandong. El ministro de Educación chino pidió a los centros educativos que estuvieran “alerta” ante la posibilidad de “mal tiempo, desastres naturales o brotes de enfermedades” durante el gaokao.