lunes 16 de octubre de 2017

ES IMPOSIBLE contemplar esta impactante imagen sin caer en la incredulidad: tres golfistas que continúan su partido impertérritos mientras las llamas devoran el bosque aledaño. Tomada en Oregón, EE UU, la instantánea es verídica. Kristi McCluer, la fotógrafa aficionada que capturó el momento, vio propagarse el incendio mientras practicaba paracaidismo. Tres días después, se acercó lo más que pudo, hasta un campo de golf donde, para su sorpresa, vio aparecer a los jugadores. En contra de lo que parece, “no corríamos peligro”, ha explicado. El fuego estaba a más de 1,5 kilómetros, al otro lado de un río. Y los golfistas, aclara, estaban tan preocupados como ella.