2134 DOC Fotoensayo01
Documentos. Fotoensayo

Vivir a la pata coja, la obsesión fotográfica de Eduardo Arroyo

Eduardo Arroyo
1 min.
Leer noticia

Eduardo Arroyo. Paul Nahon, 1965-1966.

Durante años, el pintor Eduardo Arroyo (Madrid, 1937) ha atesorado más de 400 fotografías en las que todos los personajes tienen un solo pie en tierra. Las imágenes fueron halladas en rastros o en álbumes de familia abandonados. Una exposición, en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid, rinde homenaje a algunos fotógrafos anónimos y a otros que tuvieron la suerte de ser reconocidos en vida.

Miércoles 23 de Agosto de 2017

Cada día, nos levantamos de la cama a la pata coja. Sobre el suelo del dormitorio colocamos un pie antes que el otro. La vida, por tanto, es un equilibrio constante, necesario para mantenerse erguido, en alto. De ahí mi obsesión por coleccionar estas más de 400 fotografías. Me atrae de ellas la estética, pero más me sobrecoge la metáfora. Llevada al límite, encontramos esa actitud en los suicidas antes de su decisión fatal, pero también en la belleza que nos trasladan los bailarines. O en la huida hacia delante de atletas, como Emil Zátopek, que volaba tan solo con una pierna en el suelo. Era suficiente para determinar su impulso. Es la misma que a cualquiera de nosotros nos acaba sosteniendo, pero sin que nos fiemos, porque también puede hacernos caer en el abismo. Para ello dependes de tu destreza y de tu torpeza. O de una voluntad inconsciente, unida a una mecánica corporal sobre la que descansan buena parte de las razones de peso que nos mantienen con vida. Resulta una asombrosa paradoja. Para detenernos a enumerar muchos de todos esos misterios, sirven estas fotografías. Y para seguir sobreviviendo un poco más alerta.

Roger Duquesnoy, 1975.

POR Eduardo Arroyo