lunes 18 de septiembre de 2017

ESTA IMAGEN, obviamente, es un truco. Y a la vez no. Fue tomada de una pantalla durante el debate televisado entre la canciller alemana, Angela Merkel, y su oponente, el socialdemócrata Martin Schulz, desaparecido de la imagen y ya casi de los sondeos para las elecciones federales del próximo domingo. Él disparó a su talón de Aquiles: los refugiados; ella argumentó por qué abrió la puerta: “¿Qué debería haber hecho? ¿Desplegar cañones de agua contra miles de personas?”. El trampantojo, ese candelabro interpuesto, por tanto, no es casual, sino el reflejo de una realidad palpable: Merkel se enfrentará, salvo catástrofe, a su cuarto mandato seguido. Saldrá elegida del Bundestag. Reina en Alemania. Reina en Europa.