martes 21 de noviembre de 2017

WUHAN ES CONOCIDA como la Detroit china. Arrancaron el motor en los noventa y hoy la industria del automóvil supone el 20% de la economía local. Así funciona la República Popular: fijan objetivo, lo conquistan, marcan uno nuevo. Hace poco, en esta ciudad atravesada por el Yangtsé, alzaron la vista para admirar la próxima industria, la aeronáutica. Y, mientras los parapentistas ensayaban para la inauguración de la macroexposición Fly-in, en la que se exhibirían 788 aeronaves, en otra punta del país, los ingenieros pulían el C919, el primer avión comercial chino capaz de competir con los de Airbus y Boeing. Voló por primera vez en mayo, aún está en fase de pruebas; pero ya cuenta con casi 600 pedidos. Objetivo en marcha.