2107 DOC Fotoensayo03

Tunecinos, recién embarcados en Zarzis, cruzan el estrecho de Sicilia en dirección a Lampedusa (Italia). / Giulio Piscitelli

Pateras al borde de la muerte. Vallas imposibles. Desiertos a pie. La miseria de África y las guerras que desangran Oriente han confluido en un desastre humanitario sin precedentes en Europa. Un fotógrafo ha recorrido durante cinco años ese abismo entre dos mundos. De las islas griegas a Melilla, un tajo fronterizo donde miles de personas se juegan la vida a diario.

Martes 14 de Febrero de 2017

LOS SUBSAHARIANOS que aguardan en el monte Gurugú de Marruecos, a unos kilómetros de la valla de Melilla, le miran a uno de frente y explican: “Esa barrera no nos va a frenar”. Un técnico de rayos X, nacido en Siria por la lotería con la que se decide el lugar de nacimiento, se recuesta frente a la frontera de Croacia, junto a su esposa e hijas, y dice que por la mezcla de su oficio y de las bombas vio “cosas muy, muy duras, piernas cortadas…”. La pequeña le interrumpe –“¡Baba!”– y le pide una chocolatina. Un náufrago recién rescatado en el Mediterráneo canturrea para sí en la cubierta del barco que le ha salvado. Sonríe. “Es una canción de victoria”, describe la melodía, porque sabe que hay miles de muertos ahí abajo.

Las escenas, todas reales, se superponen y ya no parecen corresponder a un momento y un lugar, sino a un extraño limbo a las puertas de Occidente, del mismo modo que las imágenes de Giulio Piscitelli, tomadas entre 2011 y 2015 del desierto del Sáhara a Calais (Francia), retratan una patria nueva, nacida entre dos mundos: el éxodo eterno. Reunidas en el fotolibro Harraga (palabra que denomina en Marruecos y Argelia al migrante sin papeles), el trabajo de Piscitelli recorre la franja abisal donde se suceden pateras, concertinas, asentamientos precarios, caminantes entre dunas, sembrados y vías de tren; gente dentro y gente fuera; en autobuses, ahogándose y desmayándose a los pies de una verja.

Refugiados eritreos caminan en 2014 cerca de la frontera entre Egipto, Libia y Sudán del Norte, en el desierto del Sáhara. Giulio Piscitelli

El fotolibro ‘Harraga’ será publicado por Contrasto Books

Texto de Guillermo Abril