Documentos. ¿Andas por ahí?

Bonnaroo Festival, locura musical en Tennessee

Los 10.000 habitantes de Manchester (Tennessee, EE UU) albergaron del 9 al 12 de junio a 83.000 personas ansiosas por escuchar a 150 grupos musicales. En estas entregas semanales ampliamos el ‘zoom’ sobre lugares que concentran a grandes masas humanas durante el verano. ¿Qué esconden las multitudes?

Javier Martín
1 min.
Leer noticia

Sábado 16 de Julio de 2016

Es uno de los festivales más multitudinarios que existen en el mundo. Se llama Bonnaroo y se celebra a las afueras de Manchester (Tennessee, Estados Unidos). La localidad multiplica por ocho su población durante cuatro días del mes de junio: 83.000 personas acudieron hasta Great Stage Park este año para escuchar una variedad muy amplia de grupos y estilos musicales. Americana, country, bluegrass, indie rock, folk, pop, electrónica, rock… No es de extrañar semejante diversidad teniendo en cuenta que Tennessee y su capital, Nashville, es considerado el Hollywood de la industria musical. Bonnaroo es, además de un lugar donde pasárselo muy bien, un negocio muy suculento que mueve millones de dólares. Y es que la entrada y alojamiento más barata va desde los 335 dólares… hasta los 4.550 dólares por una caravana VIP de lujo para seis personas.

EN GREAT STAGE PARK SE ESCUCHAN TODO TIPO DE ESTILOS MUSICALES: 'AMERICANA', 'BLUEGRASS', 'FOLK', 'COUNTRY', 'INDIE ROCK', POP...

Considerado por muchos como el festival más loco de Estados Unidos, nació en el verano de 2002, cuando diversos promotores musicales buscaban un lugar donde celebrar un evento multitudinario. “Vendimos 12.000 entradas el primer día. No lo podíamos creer”, recuerda Ashley Capps, cofundadora del Bonnaroo. Con previsión de vender unas 7.000 entradas en las dos semanas del festival, finalmente fueron 70.000 las personas que acudieron. La fiesta fue total. “Una de las cosas más divertidas de Bonnaroo es que uno no tiene que preocuparse de nada, olvida su vida diaria. Entras en otra dimensión”.

POR Javier Martín

Licenciado por la Universidad de Navarra, trabaja en EL PAÍS desde noviembre de 1981, cuando ingresó en el área de Deportes. Formó parte del equipo fundacional del suplemento tecnológico Ciberp@ís y desde 2014 es el corresponsal del periódico en Lisboa.