Documentos. Entrevista

Bjarke Ingels: “La gentrificación es el motor para redefinir lo urbano”

Anatxu Zabalbeascoa
7 min.
Bjarke Ingels

KT Auleta

Representa como pocos la figura del arquitecto estrella. Sus edificios con forma de copo de nieve o pirámide se conciben más como barrio que como inmueble. Cinco de ellos están redibujando Manhattan. Este danés, creador de las nuevas sedes de Google en San Francisco y Londres, atribuye su osadía a la falta de prejuicios: llegó a esta disciplina como un ‘outsider’.

lunes 23 de octubre de 2017

CUANDO LA ARQUICTECTURA espectacular pasó de asombrar a asustar y fue sustituida como modelo por la vertiente sostenible, el danés Bjarke Ingels (Copenhague, 1974) dio con la fórmula para conciliar ambas tendencias: “Algunos de nuestros proyectos rompedores son para el mundo de los poderosos, pero tenemos otra cara para gente que no está contenta con los modelos arquitectónicos existentes. Hoy la sed tecnológica convive con la sed de naturaleza”. El creador de las sedes de Google en San Francisco y Londres ha firmado cinco edificios en Manhattan, incluida la torre del World Trade Center que sustituyó al proyecto de Norman Foster. El año pasado fue elegido entre los 100 personajes del año por la revista Time. Hace 12, fundó el estudio BIG, que hoy tiene más de 400 empleados. Atribuye su osadía a su falta de prejuicios, mientras apura una cerveza en Pamplona durante un congreso organizado por la Fundación Arquitectura y Sociedad. Es un destacado exponente de la figura de arquitecto estrella contemporáneo.

El copo de nieve, el laberinto… ¿Los apodos de sus edificios reflejan la infantilización de la arquitectura? Tratamos de no repetir lo que ya existe. En lugar de meter nuevos usos en viejos moldes intentamos averiguar lo que va a pasar. En Nueva York contrataron a una agencia para que buscara nombres a uno de mis proyectos. Llamó al edificio Vía 57, pero la gente se refiere a él como “la pirámide”. Así lo bautizamos nosotros.

¿Por qué debe reinventarse la arquitectura? Necesitamos alternativas a la vivienda con jardín y al apartamento en la ciudad. Y nacerán de mezclar. Le Corbusier ya lo probó dedicando una de las plantas al comercio en edificios de apartamentos. La diversidad crea la posibilidad de la diferencia. Hay que aceptar lo distinto.

2143ENTREVISTA06
El copo de nieve. Hospital psiquiátrico, Helsingør, 2005.

¿Lo diferente tiene que ser fotogénico? ¿Con forma de copo de nieve? Repensar la arquitectura implica estar preparado para aceptar rarezas. No nos interesa la ­definición de belleza como proporción. No queremos disfrazar los edificios de normalidad. Esa forma de copo de nieve es la más eficaz para la organización de un hospital. Las líneas rotundas de mis edificios tienen que ver con la claridad de las ideas que están desarrolladas en ellos. Cualquier cosa que exprese su naturaleza real es atractiva.

¿Qué le ha hecho tener el carácter ocurrente y desinhibido que revelan sus proyectos? Llegué a la escuela sin saber casi nada de arquitectura. Ni siquiera quería ser arquitecto. Pero una vez allí traté de entender la disciplina mirándola sin prejuicios. El buen salvaje tiene siempre otro punto de vista.

¿Le preocupa cómo envejecerán sus edificios? Sí. Los materiales nobles envejecen mejor que los materiales baratos. Pero una solución pasa por convivir con la ­naturaleza: la vegetación trepando por las fachadas las embellece. Es cierto que nuestros edificios ­iniciales eran muy económicos y podrían haber envejecido ­mejor si hubieran estado construidos con otros ­materiales. Sin embargo, sus enclaves se han convertido en barrios exitosos y su valor inmobiliario ha aumentado.

“Ni siquiera quería ser arquitecto. Llegué a la escuela sin saber casi nada de la disciplina. Pero una vez dentro, traté de entenderla sin prejuicios”

Antes de convertirse en arquitecto, dibujó cómics. En uno recreaba la historia de la arquitectura moderna y se nombraba heredero directo de Mies, Le Corbusier y Koolhaas Fue el primer libro. Los de arquitectura suelen ser aburridos, no enganchan al lector. Algo que contrasta con las visitas de obra: cuando un arquitecto te explica lo que hace, suele hacerlo con pasión. Pensamos que en esa paradoja había un terreno por explorar. Queríamos explicar las historias detrás de las imágenes, y un cómic es más fácil de seguir que un libro ilustrado.

¿Qué ha hecho para lograr codearse con estrellas de la arquitectura mundial y diseñar —con Thomas ­Heatherwick— los edificios de Google? Creo que he ­innovado.

¿Por qué las grandes compañías del mundo —Google, Apple o Facebook— han encargado a arquitectos estrella edificios aislados en lugar de construir las marcas urbanas que caracterizaron a las ciudades del siglo XX? Creo que su manera de pensar está anticuada. Soy de Copenhague y he tenido que superar el centrismo que supone identificar la ciudad solo con las hermosas calles que rodean el centro histórico. La ciudad, y lo urbano, es mucho más. Un porcentaje muy pequeño vive en el centro. Esas compañías no nacieron en las ciudades, y eso abre un mundo por explorar que me interesa. Para Google hemos hecho un edificio que es a la vez un barrio. Tendrá tiendas y restaurantes. Y los vecinos podrán entrar a comprar y a pasear.

¿Pasando controles de seguridad? Con diversos niveles de seguridad. La diversidad es buena pero compleja. Nuestro proyecto para Google ganó con una idea rotunda: cuando las compañías emplean a 30.000 personas no pueden tener un edificio, han de ocupar un barrio. Y en los barrios tiene que haber de todo para que sean urbanos y formen parte de la ciudad.

2143ENTREVISTA05
El 8 House, bloque de viviendas en Copenhague , Dinamarca, 2007.

¿Qué ocurrirá con las ciudades si las compañías poderosas no apuestan por ellas? Entre los sesenta y los ochenta, muchos centros urbanos sufrieron el ­abandono de los ciudadanos: queríamos una casa con jardín. En las últimas décadas, los centros han vuelto a llenarse de gente. Resultado: alquileres impagables. Es casi imposible vivir en el centro de Londres o Copenhague. Eso hace que la idea de ciudad deba redefinirse.

¿Qué hace a una ciudad ser lo que es? Los ciudadanos. Fíjese cómo determinados grupos de artistas se trasladan a vivir hacia barrios más económicos y esa concentración genera urbanidad. Cuando la gente llega a un lugar y se instala en él, dicha zona mejora, se desarrolla. El proceso de gentrificación se describe siempre como negativo, pero es también el motor para la redefinición de lo urbano.

Trabajó con Rem Koolhaas durante un año y medio. ¿Qué aprendió de él y qué preferiría evitar? Ha tenido una influencia radical en mi carrera. Él mira el mundo como realmente es y no como tenemos asumido que es. Trata de ver. La ciudad no es solo lo grandioso, ­también es lo mediocre. Esa actitud es clave. Me interesa el mundo en toda su extensión.

¿Qué evitaría del legado de Koolhaas? Todavía es, indudablemente, uno de los arquitectos más relevantes del mundo. Pero creo que lo que he tratado de hacer de otra manera tiene que ver con mi felicidad personal. Me gusta estar alegre y compartir ese talante con la gente que me rodea. Creo que la alegría da energía.

2143ENTREVISTA04
Museo Marítimo de Dinamarca, Helsingør, 2013.

¿El trabajo es su vida? Tengo una vida al margen del trabajo, claro que sí. Todavía no tengo hijos. Aunque… lo más seguro es que tenga hijos españoles. Mi novia es de Madrid.

¿Es arquitecta? Sí. Pero hacía mucho que no salía con una arquitecta. Volaba al festival de Nevada con un amigo en un avión de 12 plazas. Una chica muy guapa se sentó frente a mí. Y empezamos a hablar.

Su padre es ingeniero. Sí, hace fibra óptica.

Corre el rumor de que es un potentado dueño de medios de comunicación. Me temo que solo es ingeniero. Debo estar haciendo algo bien para que inventen leyendas sobre mí [se ríe].

Su madre sí es dentista. Sí.

¿Cómo llegó usted a la arquitectura? Supongo que me tocaba. Tengo dos hermanos. La mayor se dedicó a la música. Es una buena pianista. Al pequeño se le dan bien las matemáticas y se ha convertido en un gran jugador de póquer. Yo estudié piano, pero no era lo que quería hacer en la vida. Dibujar es mi superpoder. Lo fue durante mi infancia: en el parvulario, en el instituto. Siempre era el mejor dibujando.

¿Quiere ser el mejor arquitecto? Quiero ser yo. Creo que la arquitectura necesita entender la creatividad de otra manera, no solo formalmente. Steve Jobs dijo que de cada 20 ingenieros uno es un artista y el resto son ingenieros. Creo que eso se puede aplicar a la arquitectura, al balonmano y a la enseñanza. Un maestro que es un artista puede cambiar a la gente.

¿Se ve como un artista? Me veo como alguien capaz de cambiar las cosas. Alguien dispuesto a ese esfuerzo. La arquitectura puede ser un arte, pero el arte actual debe ser transformador.

“En este oficio hay más cosas fuera del control de los arquitectos que bajo su mando. Si no hay cliente, no se construye un proyecto”

Para la Exposición Universal de Shanghái quiso exhibir la estatua de La sirenita danesa aduciendo que era más sostenible trasladarla a ella que llevar 1.300 millones de chinos a Copenhague para que la vieran. Nuestro edificio trataba de comunicar lo divertido, sano y sostenible que es llegar al centro de la ciudad pedaleando en lugar de pasar las horas sentado dentro del coche en atascos. La sostenibilidad no era La sirenita, era la ventilación natural que proponía el edificio. Trataba de enfatizar el lado no solo necesario sino también plácido de la sostenibilidad. La Sirenita era un reclamo. Llevarla a ­Shanghái suponía admitir que en Europa podemos tener todas las maravillas del mundo, pero si los chinos vienen a verlas no se van a poder sostener mucho tiempo.

2143ENTREVISTA03
La pirámide. Via 57, Nueva York. 2016.

La experiencia de ir a Dinamarca es algo más que ver a La Sirenita. Claro. Y es mejor ver la Mona Lisa en París que en Pekín. Pero 1.300 millones de personas no pueden ir a París a verla. El turismo es un campo por reinventar. El arte se puede mover. Moverlo implica además la transmisión de otros valores como la generosidad o la confianza.

¿Puede la arquitectura convertirse en chiste? Dígalo de otra manera: incluso los arquitectos pueden contar chistes. Debería estarles permitido, como también a otros profesionales.

¿No hay profesiones menos cómicas que otras? Un edificio, como una operación, no puede ser un chiste. Pero el humor no está reñido con la calidad. Normalmente la gente divertida es inteligente. Solo quien es capaz de pensar con rapidez puede ser divertido. Una idea brillante, no solo en arquitectura, empieza siempre con algo que sabemos reconocer. Lo inesperado llega luego. Y para ser brillante, lo sorprendente ha de tener sentido. Es verdad que en nuestro estudio nos gusta gastar bromas. Pero solo nos quedamos con lo que sigue siendo interesante cuando dejamos de reírnos.

Ha sustituido a Norman Foster para levantar en Nueva York el edificio World Trade Center 2. ¿Se está convirtiendo en realidad aquel cómic en el que usted bromeaba con ser descendiente de Le Corbusier? Bueno… [risas]. Parece simbólico que nuestra idea sustituya a la de Foster, pero lo que sucedió es que su proyecto estuvo parado 10 años y un nuevo constructor nos llamó.

¿Qué ha hecho que su edificio se construya y el de Foster no? El nuestro funciona mejor.

¿Cómo lo sabe si el de Foster no ha llegado a construirse? Fueron los problemas lo que hizo que no se construyera.

¿No era una cuestión icónica? La torre de Foster era bastante icónica.

2143ENTREVISTA01
KT Auleta

Foster será siempre más sobrio que usted. Supongo, pero tenía detalles poco prácticos. Creo que fue ­diseñado para un tipo de promotor que no es el actual. Sucede continuamente. Nosotros ganamos el concurso para hacer la Biblioteca Nacional de Astaná, en ­Kazajistán. Años más tarde deciden que quieren un edificio de Foster y comienzan a levantarlo sobre nuestros cimientos.

¿La arquitectura es un mundo de depredadores? En el mundo de la arquitectura hay muchas más cosas fuera del control de los arquitectos que bajo su mando. Da igual lo maravilloso que sea un edificio; si no hay cliente, no se construye.

Su arquitectura transmite una imagen optimista y lo que cuenta es lo contrario. ¿Ha visto la película La vida es bella? La vida está llena de problemas y de posibilidades. Tu actitud decide lo lleno o vacío que ves el vaso. Hubo un momento, tras el Guggenheim de Bilbao, que Gehry y Zaha Hadid consiguieron encargos como nunca. Luego llegó la crisis financiera y el retorno a lo esencial. Es una reacción habitual. Pero hoy la arquitectura es un territorio ecléctico. Caben muchas opciones. Y no es el estilo lo que marca las propuestas, son las intenciones. Nosotros hacemos trabajos casi contrapuestos: proyectos rompedores para el mundo de los poderosos, pero tenemos otra cara para gente que no está contenta con los modelos arquitectónicos existentes. La sed tecnológica convive con la sed de naturaleza, y eso debe reflejarlo la arquitectura sin tener que elegir una u otra fuente.

¿Qué hace más allá de ser arquitecto? He invertido en una compañía que produce grafeno, un material fascinante, un carbono monomolecular que es más transparente que el vidrio, 200 veces mejor conductor que el cobre y 100 veces más resistente que el acero. Cuando el grafeno se comercialice, veremos cambiar y avanzar muchas cosas. Va a ser fascinante.

POR Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora Anatxu Zabalbeascoa escribe sobre arquitectura y diseño en El País y en libros como ‘The New Spanish Architecture’, ‘Las casas del siglo’, ‘Minimalismos’ o ‘Vidas construidas, biografías de arquitectos’.