viernes 11 de agosto de 2017

YA NO SE VEN marineros por el viejo puerto de Barcelona. Han sido sustituidos por los millones de turistas que visitan cada año la capital catalana, los navegantes del club náutico o los asiduos al centro comercial Maremagnum. A principios del siglo XX, el muelle de España era un simple erial. Ahora es una de las zonas de ocio más concurridas de la ciudad. El Port Vell, la zona más antigua del puerto, refleja la continua transformación de la moderna urbe en los últimos 100 años. Hoy Barcelona es el puerto líder de cruceros en Europa y ocupa el cuarto puesto del ranking mundial. Pero hay un edificio que ha sobrevivido a todos los planes de modernización. El Portal de la Pau, antigua sede portuaria inaugurada en 1907, se ha mantenido inmutable: conserva su estética neoclásica y su aire de palacete parisiense. Actualmente se encuentra en plena reforma para convertirse en un centro de divulgación que permitirá a los visitantes adentrarse en el funcionamiento del puerto.