Confidencias. AUDACES

Udemy, el gigante de la educación ‘online’

María Hervás
2 min.
2108AUDACES01

Eren Bali es uno de los fundadores de Udemy, una red de cursos online con 14 millones de estudiantes. / João Henriques

De niño aprendió a resolver problemas en Internet ante la falta de profesores en su pueblo. Dejó Turquía para probar suerte en Silicon Valley. Hoy lidera Udemy, una plataforma digital de enseñanza. Su última idea es revolucionar la medicina.

Miércoles 22 de Febrero de 2017

LO QUE MÁS LE GUSTA a Eren Bali son los números. A los 16 años ganó la medalla de oro de las olimpiadas de matemáticas de su país, Turquía. A los 17 consiguió la de plata en la categoría internacional del mismo campeonato. “Sin ayuda de ningún profesor”, afirma. En Malatya, una localidad al sureste del país, no había muchos docentes en aquella época y él aprendió a resolver los problemas que encontraba en los foros de Internet. Y no le ha ido mal. A sus 32 años, Bali es cofundador de Udemy, la plataforma de cursos online calificada por el diario The Wall Street Journal el “Netflix de la educación”, una red global de 14 millones de estudiantes y 20.000 instructores que imparten un total de 42.000 cursos en 80 idiomas.

2108AUDACES02
El matemático turco en Lisboa, donde se celebró el Web Summit, un evento internacional de tecnología. João Henriques

“En el mundo hay mucha gente con potencial, pero no todos pueden pagarse una carrera en Harvard”. Por eso mismo él y su colega universitario Oktay Caglar se propusieron crear una página web que facilitara el acceso a la educación. “Probamos suerte en Turquía, pero en 2009 apenas había cultura digital”, dice sentado en una cafetería del centro de Lisboa, donde participó en el Web Summit, un encuentro internacional sobre tecnología. “Entonces decidimos instalarnos en Silicon Valley”.

Los comienzos fueron duros. “Me pasaba el día buscando y convenciendo a inversores de que financiaran el proyecto”, reconoce. “Pero al final unos cuantos creyeron en nosotros y aquí estamos”. Ocho años después, Bali, el pequeño de tres hermanos, hijo de dos maestros de primaria y licenciado en Matemáticas y Computación, reside con su esposa en la bahía de San Francisco, viste zapatillas de marca, juega a los videojuegos con sus empleados e imparte conferencias sobre cómo triunfar en el negocio de las start-ups. “Internet no te cambia la vida, pero abre puertas a la gente que está muy motivada”, comenta mientras toma un café expreso. “Por ejemplo, en Udemy cualquiera puede desarrollar su propio curso”. El éxito de cada formador que esté dado de alta en esta plataforma depende básicamente de la valoración que hagan los alumnos y de la manera en que se promocionen por la nube. El precio oscila entre los 20 y los 200 euros. El más popular de 2016 ha sido un tutorial para principiantes en programación Java.

2108AUDACES03
Bali en las oficinas de Udemy en San Francisco. João Henriques

Bali es de los que piensan que para sacar adelante un proyecto es necesario “ser un poco obsesivo”. En su caso, lo que él necesita para trabajar es estar rodeado de gente a la que “le apasione el trabajo más que el dinero”. Por eso no le importa tanto dónde haya estudiado ni qué titulación posee su equipo como su capacidad de comprometerse con el proyecto. “Y si son buenos jugando al Fifa, el videojuego de la oficina, mucho mejor”. Cosa que no le hace mucha gracia a su esposa: “Prefiere verme trabajar hasta las tantas antes que jugar a la play”. Tantas horas de trabajo (“entre 50 y 60 semanales”, confiesa) le dan para sacar adelante más ideas. Su nueva aventura se llama Carbon Health, una plataforma online de medicina general en la que una red de médicos permite al usuario consultar su estado de salud en cualquier momento. “Lo que a mí me gusta es facilitar las herramientas a la gente para que todo el mundo pueda tener acceso a lo que necesite”. Ya sea desde Malatya o desde Silicon Valley.

POR María Hervás

Licenciada en Periodismo y master de Diplomacia y Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática. También fue alumna en la escuela de El País. En 2012 se incorporó a la sección de Madrid de este periódico. Durante dos años editó el suplemento ‘The New York Times International Weekly’ publicado en el diario. Ahora en El País Semanal.