'El paseo' (1870), una de las obras de Renoir expuestas en el Thyssen. / The J. Paul Getty Museum Los Angeles

El pintor impresionista acapara el protagonismo en Madrid y Barcelona.

Sábado 07 de Enero de 2017

LA DULZURA de una caricia, el refrescante sabor de una fruta, el placer de interpretar una melodía al piano. Instalado hasta el 22 de enero en el madrileño Museo Thyssen (después viajará, entre el 7 de febrero y el 15 de mayo, al Bellas Artes de Bilbao), el Renoir más cercano y vitalista recibe cada día a 2.400 visitantes en su Intimidad. Con una selección de ocho decenas de sus obras más desconocidas, la exposición ha coincidido con otra revisión del trabajo del impresionista, Renoir entre mujeres. Compuesta por algunas piezas de mayor calado, en especial el Baile en el Moulin de la Galette, aún queda una oportunidad de disfrutar de esta propuesta de la Fundación Mapfre en Barcelona, que se clausura este mismo 8 de enero.

Otra apuesta segura de la semana:

Tras la estela de David Bowie: Londres acoge un concierto para celebrar su música y su legado.

POR Silvia Hernando

Redactora especializada en cultura. Ha trabajado en Cinco Días, El País y el diario digital Infolibre. Antes fue gestora cultural en una galería de arte contemporáneo y en la Embajada de España en Argelia, también pasó por un gabinete de comunicación. Estudió Historia del Arte y Traducción e Interpretación y después cursó el máster de periodismo de El País.