sábado 18 de noviembre de 2017

EN LAS SOCIEDADES del África negra el hombre ha impuesto tradicionalmente su ley. Durante su edad fértil, la mujer no existía salvo como objeto reproductor o fuerza de trabajo. La colección Sánchez-Ubiría, que se expone en el espacio La Nave de Madrid, muestra maternidades Lobi de terracota (la única práctica artística permitida a las mujeres), máscaras Mendé, marionetas Yoruba, muñecas de la fertilidad Ashanti y telas de dibujos geométricos que servían a las mujeres de lenguaje secreto de comunicación y sororidad.

Otra apuesta segura de la semana:
‘Quartier’ y mitad de ironía: ‘Manual de Saint-Germain-des Prés’: más que una guía turística.

POR Ángela Molina

Licenciada en Filología Española y doctora en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Unversidad Autónoma de Barcelona (UAB). Ejerce como crítica de arte en varios suplementos culturales y en publicaciones especializadas. Ha dirigido la revista de arte y pensamiento ‘Art & Co’ y es especialista en teoría feminista y estudios de género.