2075duosApertura
Confidencias. Dúos

Mariya y Anna, las hermanas que ponen en jaque al rey

María Contreras
2 min.
Leer noticia

Anna Muzychuk (con camiseta rosa) y su hermana Mariya, campeona del mundo 2015 de ajedrez.

Martes 05 de Julio de 2016

PODRÍAMOS decir que Anna Muzychuk (Lviv, Ucrania, 1990) nació con un ajedrez debajo del brazo, o, más concretamente, con un caballo. Su abuelo materno llevó al hospital la pieza y le pidió a su hija: “Dáselo cuando crezca”. Los padres de Anna, ambos entrenadores de ajedrez, no esperaron tanto; a los dos años la niña ya conocía los rudimentos de este deporte, y con seis ganaba torneos. Su hermana Mariya, nacida dos años y medio después, siguió la misma senda, y en la actualidad ambas poseen el título de Gran Maestro (la más alta distinción del ajedrez) y Mariya llegó a ser campeona del mundo en 2015.
“De pequeñas, nuestros compañeros no entendían que faltáramos tanto a clase; les costó darse cuenta de que en realidad trabajábamos más y más duro que ellos”, comenta Anna sobre su inusual infancia. Con la maleta siempre preparada (pasan alrededor de dos semanas al mes disputando torneos fuera de Ucrania), ambas están entre las pocas mujeres que pueden vivir del ajedrez, pero que nadie imagine el tren de vida de otros deportistas de élite. “Por ejemplo, no podemos contratar un entrenador fijo”, confiesa Anna. “Eso es una inversión que normalmente solo los mejores del circuito masculino se pueden permitir”.

2075duosV
Ambas están entre las pocas mujeres que pueden vivir de este juego.

Lviv fue el perfecto caldo de cultivo para su talento; esta pequeña ciudad en la frontera con Polonia ha visto nacer a más de 20 Grandes Maestros, y las hermanas son tan populares en su país que hasta tienen un sello con sus caras. “Cuando gané el campeonato mundial, la gente me saludaba por la calle, incluso en Kiev”, recuerda Mariya, a quien ambas señalan como la más competitiva de las dos. “Es más tenaz y tiene más espíritu de lucha”, asegura Anna. La aludida lo corrobora: “Me dicen que soy muy diferente en la vida y en el ajedrez. Como persona soy mucho más amable, y menos persistente. Pero como jugadora soy agresiva”. Solo hay una situación que le hace perder pie, y es tener que enfrentarse a su hermana. “Es difícil, porque nos llevamos muy bien y no hay rivalidad entre nosotras. Cuando Mariya ganó el campeonato mundial, acabamos las dos saltando y gritando en su habitación”.

Acaban de pasar el trago de nuevo en el torneo/programa de televisión London Checkmate TV Show, celebrado en Londres en junio; un formato en el que 10 jugadores de ambos géneros se enfrentan todos contra todos, y que tiene una vocación divulgativa.

“La Federación Internacional de Ajedrez también está trabajando para que cada vez más gente se interese por el ajedrez y se introduzca en las escuelas. Se estima que hay más de 600 millones de personas en el mundo que saben jugar, y nuestro presidente quiere elevar la cifra”, apuntan. Quinta y sexta del mundo en la categoría femenina según datos de junio de 2016, sus objetivos para este año pasan por ganar el oro para Ucrania en las Olimpiadas de Ajedrez que se celebran en Azerbaiyán en septiembre e intentar conquistar (o reconquistar, según el caso) el campeonato mundial. Qué ojo tenía el abuelo.

POR María Contreras

Esta periodista especializada en moda lleva 15 años trabajando para ‘Vogue’. En ese tiempo ha pasado de redactora a subdirectora de la revista, puesto que ocupó hasta finales de 2015. Ahora sigue escribiendo para esta cabecera desde Londres.