Confidencias. Dúos

Las joyas que surgieron de la ‘jet’ británica

María Contreras
1 min.
2116Duos

De izquierda a derecha, Laura Bailey y Sheherazade Goldsmith, amigas de la 'jet' británica y fundadoras de la firma de joyería Loquet London. / Nick Haddow

Lunes 17 de Abril de 2017

COMENZARON A fantasear con la idea de lanzar juntas una firma de joyas durante una cena entre amigas. Porque Sheherazade Goldsmith, 42, activista medioambiental y excolumnista en revistas como The Sunday Times’ Style Magazine, y Laura Bailey, 44, modelo y escritora, son ante todo amigas. Se conocieron hace unas dos décadas porque frecuentaban los mismos (y exclusivos) círculos de Londres. En 2013, solo unos meses después de aquella cena, nacía Loquet London. Inspirada por un regalo de uno de sus hijos (tiene tres con su exmarido, el millonario y exdiputado tory Zac Goldsmith), Sheherazade dio con el concepto: modernizar los antiguos guardapelos (alhajas que esconden fotografías o mechones de cabello) con una colección de colgantes realizados en oro y cristal que se pueden personalizar en su interior con figuras diminutas, iniciales o piedras preciosas.

“Sheherazade se dedica a la firma a tiempo completo. Yo me describiría como consultora creativa, directora de arte y, sobre todo, caja de resonancia. Las dos tenemos claros los límites y somos madres antes que nada”, explica Laura Bailey. “No hay discusiones interminables, sino una confianza implícita en las habilidades de la otra”, completa Shazza, como todos la llaman. Con más de 60 puntos de venta (entre ellos, Colette, Moda Operandi o su web), se proponen diversificar sus líneas y abrir “un atelier donde la gente pueda crear sus propias piezas”. Obras que cuenten una historia (o guarden un secreto), al igual que las que ellas llevan al cuello a modo de amuleto. Aunque, al oírlas hablar, se diría que cada una es el mejor talismán de la otra.

POR María Contreras

Esta periodista especializada en moda lleva 15 años trabajando para ‘Vogue’. En ese tiempo ha pasado de redactora a subdirectora de la revista, puesto que ocupó hasta finales de 2015. Ahora sigue escribiendo para esta cabecera desde Londres.