2101Duo Ver vídeo
Confidencias. Dúos

David Ríos & Adriana Chía. En la mezcla está el gusto

Silvia Hernando
1 min.
Leer noticia

Para esta Nochevieja, los cocteleros Adriana Chía y David Ríos recomiendan un ponche con champán y subrayan que, con las bebidas, “menos es más”. / paola de grenet

martes 03 de enero de 2017

PUEDEN LLAMARLES mixólogos, cocteleros, bartenders. “O ninguna de esas palabras, porque cubrimos todas esas funciones y más”. Quédense entonces con sus nombres: Adriana Chía (Barcelona, 1992) y David Ríos (Berango, 1976), ganadores de la competición internacional World Class, en la que ella fue proclamada la mejor de España este año que termina, y él, campeón del mundo en 2013. Como veterano, David participó en la elección de Adriana, integrado en el jurado que la aupó ganadora.

Más allá de conseguir mezclas deliciosas, la labor de este dúo consiste “en crear una atmósfera”, como apunta Chía. Mientras que ella compagina su trabajo en el bar Solange, en Barcelona, con los compromisos que le han ido surgiendo desde su victoria, David, que ha regentado varios locales a lo largo de su carrera y que planea abrir uno en Dubái este 2017, hace un periplo “casi semanal” por el mundo. “Son viajes en los que tienes que atender a periodistas, hacer grabaciones, clases, asesoramientos…”.

Aterrizados en la profesión por una combinación entre el “error” de ella, que estudiaba diseño gráfico y se introdujo en la hostelería “para ganar dinero”, y la “casualidad” de él, que era “futbolista semiprofesional”, han acabado tan enganchados que ahora no cambiarían por nada sus uniformes. “Es muy sacrificado y a la vez muy bonito”, dice Ríos. Los dos sueñan con dirigir sus propios establecimientos, algo que David ya tiene encauzado en Emiratos Árabes Unidos. “Yo lo veo bastante lejos”, confiesa Adriana, “pero claro que me gustaría”.

POR Silvia Hernando

Redactora especializada en cultura. Ha trabajado en Cinco Días, El País y el diario digital Infolibre. Antes fue gestora cultural en una galería de arte contemporáneo y en la Embajada de España en Argelia, también pasó por un gabinete de comunicación. Estudió Historia del Arte y Traducción e Interpretación y después cursó el máster de periodismo de El País.