2103DUO Ver vídeo
Leer noticia

Lupe de la Vallina

Martes 17 de Enero de 2017

ESTA ES una pareja que podríamos definir como representativa de un colectivo. Por un lado, María Carceller, consejera delegada de Rodilla y bastión del proyecto de renovación que llegó en 2012 de la mano del Grupo Damm, actuales propietarios de esta cadena de restauración que nació en Madrid en 1939 gracias a un visionario charcutero salmantino llamado Antonio Rodilla. Por el otro, David Huete, director de desarrollo y responsable de calidad que, con casi 30 años trabajando en la empresa, se puede considerar abanderado de los más de 1.800 trabajadores que dan vida a los 130 locales distribuidos por España –la mayoría en Madrid–, donde los sándwiches fríos siguen siendo los reyes, aunque ya bien rodeados de ensaladas, cafés, wraps, focaccias y smoothies.

“Hemos rejuvenecido la marca innovando en producto y con un importante cambio de imagen que siempre ha tenido en cuenta los valores de los que se partía. Y David”, explica Carceller, “es la memoria viva de esta empresa, alguien a quien el equipo de innovación, en el que hay miembros de todos los departamentos, acude para no perder tiempo”.

David sonríe y afirma que lo importante es “abrir las orejas y escuchar”. A los clientes, al mercado, a las tendencias, a los jóvenes, a los proveedores, a su equipo que prueba y desecha una y otra vez posibles combinaciones hasta dar con la justa.
Carceller y Huete continúan la charla. Seguro que no olvidan discutir sobre una nueva fórmula que destrone al sándwich de ensaladilla, el sempiterno triunfador con 3.300.000 unidades del total de 22 millones de emparedados vendidos al año.

POR Maite Nieto

Redactora de El País Semanal desde 1986. En la revista, además de la elaboración de reportajes, ha coordinado, en diferentes etapas, las secciones de Estilo. Con anterioridad trabajó en la sección de local del diario.