PALOS DE CIEGO

Javier Cercas

3 min.

¿Qué hubiera hecho usted?

Para minimizar la corrupción hay que combatir la desigualdad y la cultura que la ampara. Pero no basta; hay que cambiar las leyes.

Domingo 23 de Octubre de 2016

COLUMNISTAS-REDONDOS_JAVIERCERCAS

E L 27 de septiembre lo vi en la portada de este periódico, sentado entre los 65 exconsejeros y exdirectivos de Caja Madrid y Bankia acusados en el juicio de las llamadas tarjetas black. Allí estaba, en la sede de la Audiencia Nacional, en tercera fila y con los ojos cerrados, como si la vergüenza le impidiera abrirlos o como si estuviera rezando. No diré su nombre, que no importa: llamémosle señor X; tampoco importa a qué organización pertenecía: en el juicio hay acusados de los viejos partidos (PP, PSOE, IU), de los dos grandes sindicatos (UGT, CC OO), de la patronal (CEOE). Conocí al señor X hará un par de años, durante una comida previa a una charla que di en una ciudad de provincias. Era un hombre tímido, de apariencia insignificante, que sonreía mucho, apenas hablaba y parecía algo fuera de lugar. Hasta que en determinado momento soltó que él era uno de los acusados por las llamadas tarjetas black. Un silencio sólido se apoderó de la mesa. Más tarde mis anfitriones me contaron que ellos ya conocían la situación del señor X, pero que nunca le habían oído hablar de ella; también me dijeron que la universidad en la que trabajaban había acogido en labores subalternas al señor X, casi como quien acoge a un refugiado, y que había pedido asistir a aquella comida, para conocerme. El señor X siguió hablando. Mencionó los cargos públicos que había ocupado, afirmó que carecía de experiencia financiera, aseguró que cuando Caja Madrid le entregó su tarjeta le dijeron que ésta formaba parte de su salario y que, aunque preguntó varias veces cómo debía declarar a Hacienda aquellos ingresos, siempre le dijeron que no debía declarar nada. “Esto funciona así”, le dijeron, taxativos. El señor X se me quedó mirando. “¿Qué hubiera debido hacer?”, me preguntó. “¿Qué hubiera hecho usted?”. Contesté a su pregunta con otra pregunta: “¿Por qué me cuenta todo esto?”. Respondió: “Porque usted me inspira confianza”.

Esa es la realidad: en España, quien puede no pagar impuestos no los paga; y quien paga pudiendo no pagarlos es un idiota.

No sé si el señor X me mintió, pero yo mentiría si dijese que no me conmovió; tampoco sé cuál será el veredicto del juez, pero sí sé que el señor X no lo tiene fácil: cualquiera sabe que debe declarar a Hacienda sus ingresos, vengan de donde vengan, y que no hacerlo equivale a robar. Esa es la teoría; en cuanto a la práctica… Un amigo extranjero me cuenta que, cuando visita nuestro país, sus conocidos españoles no paran de despotricar contra nuestros políticos corruptos, pero que sueltan una carcajada en cuanto él les pregunta si pagan impuestos. “¿Cómo se te ocurre?”, contestan. Esa es la realidad: en España, quien puede no pagar impuestos no los paga; y quien paga pudiendo no pagarlos es un idiota. A mí me parece exacto interpretar el juicio sobre las llamadas tarjetas black como un juicio contra una élite depravada y prepotente que se creyó impune; es ridículo repetir que en España la corrupción es un problema de personas: es un problema del sistema (sin ir más lejos: se sabe que las tarjetas opacas son o eran una práctica generalizada en la banca). Pero el problema es peor: el problema es que el nuestro sigue siendo un país de pícaros, y la nuestra, una cultura corrupta. Por eso mienten o se engañan quienes dicen que, para acabar con la corrupción, basta con sustituir a los corruptos por gente decente: como han demostrado los países nórdicos, para minimizar la corrupción hay que combatir las condiciones de desigualdad que la propician y la cultura que la ampara; y dado que ese combate es lento, mientras se libra hay que poner los medios legales para impedir que incluso la gente decente se corrompa. En resumen: no basta con cambiar a las personas; hay que cambiar las leyes.

No sé qué acabará pasando con el señor X; como es lícito odiar el delito pero no al delincuente (y como además le creí), le deseo lo mejor. Por lo demás, confieso que me avergüenza un poco el aura virtuosa de linchamiento moral de los corruptos que por momentos rodea el juicio, como si nadie en este país tuviera nada que ver con ellos. Porque lo cierto es que esos hombres no son alienígenas, seres remotos y ajenos a quienes les rodeamos: son un espejo hiperbólico y monstruoso de lo que somos.

POR Javier Cercas

Javier Cercas (Ibahernando,Cáceres, 1962) es profesor de literatura española en la Universidad de Girona. Ha escrito varios libros de éxito, entre ellos ‘Soldados de Salamina’, que fue llevado a la gran pantalla por David Trueba. Además de su faceta como novelista, colabora de manera habitual con el diario El País.